Encuesta Rolera: Ana Navalón

Ana Navalon Nosolorol

Mi nombre es Ana Navalón y soy traductora de rol. He traducido para BreakingWar y, los dos últimos años, para Nosolorol Ediciones, para quienes también hago de correctora de vez en cuando. Tengo la enorme suerte de que mis hobbies sean mi trabajo: leer y rolear. Mi gran sueño es escribir novelas.

1. Tu juego favorito:

¿Solo uno? ¿A quién quieres más, a papá o a mamá? Desde que descubrí los juegos de rol adoro Cats, de John Wick, me encanta su ambientación, su mecánica y los gatos. Pendragón, por otro lado, es un juego al que le tengo un cariño muy especial por muchas cosas.

2. Tu ambientación favorita:

La fantasía y lo medieval me atrae muchísimo más que la ciencia-ficción, pero no sé decir que no a una buena ambientación con tentáculos.

3. ¿Qué lado de la pantalla prefieres, Master o jugador?:

Jugador. Prefiero escuchar la historia y descubrirla poco a poco. Me resulta más atractivo y me permite imaginarme la historia de otro modo. Aparte, mi experiencia en el lado del Master se reduce a juegos para niños.

4. Tu tesoro o pieza de equipo predilecto:

¡El lucero del alba! Es un arma ideal para dar mamporros a orcos y dragones a diestro y siniestro. ¡Nunca salgo del campamento sin uno en el petate!

5. Tu muerte más épica:

En realidad yo no morí, pero mucha gente sí lo hizo por mi culpa y lo considero bastante épico. Juego: Apocalypse World.  La historia se desarrollaba en un asentamiento en medio de un desierto donde había un pozo de raptores… Sí, raptores. Yo era Polvo, un místico bastante misterioso con una máscara, una secta de seguidores, un arreglador que me odiaba porque la gente iba a mi secta en lugar de a su burdel…. Lo típico. Decidí que era buena idea convocar a mis seguidores para que fueran a asustar a otro PJ. Pero la cosa se torció, unos cuantos seguidores se convirtieron en una turba furiosa, en lugar de asustar a una persona se pusieron a matar a todo el pueblo tirando a la gente al pozo de los raptores… Al final el jefe del asentamiento y sus matones se pusieron a matar a mis seguidores para “restablecer el orden” y, aunque no morí, me dejaron inconsciente. El jefazo decidió sacar provecho de la situación, así que se puso a dar un discurso grandilocuente para que mis sectarios dejaran de seguirme. Cuando dijo: “Veis, es solo alguien normal y corriente”, me quitó la máscara.

—Oye, ¿cómo eres debajo de la máscara? —me preguntó el DJ.

—¿Es obligatorio ser humano? —contesté yo.

—No.

—Vale, entonces no soy humano. Al quitar la máscara, aparece un rostro plano y gris. No tiene nariz, tiene unos ojos grandes y una boca sin labios.

Y todos, hasta el director de juego, se quedaron con el culo torcido.

6. Clase de PJ:

Bárbaro. Me gustan los personajes que usan la fuerza bruta. No me gustan los personajes intelectuales o que andan metidos en tramas políticas, intrigas, etc. ¡Juego a rol para dar mamporros y crear el caos!

7. La partida que recuerdes con más cariño:

Una partida de Cultos Innombrables en la que mi personaje, Justin Solo, se quedó atrapado en las Tierras del Sueño. Logré sobrevivir allí y fundar una familia y todo. Cuando mis compañeros consiguieron encontrarme, para ellos habían pasado dos días y para mí 50 años…  Mis compañeros llegaron a una casa y el Master les dijo que le abría la puerta un señor mayor. Sin que a mí me dijera nada, supe que ese señor era mi personaje, así que me puse a interpretarlo. Para mis compañeros fue un shock y ¡a mí hasta se me escaparon las lágrimas de verdad! Fue muy emotivo.

8. La partida en la que preferirías NO haber estado:

Ups… ¡creo que la he olvidado ya! El típico “dungeoneo”, yo era una bárbara, me llamaba Bárbara en un alarde de originalidad. Tengo esa partida muy borrosa y no recuerdo nada épico ni destacable, solo dar mazazos.

9. Tu dado favorito:

Mmm… dados comestibles… Todos ellos son muy majos, pero si tengo que elegir, ¡dame d10!

10. Tu PJ más mítico:

Justin Solo (se me transforman los ojos en corazones). Sí, como Han Solo (más corazones en los ojos). Fue el superviviente en las Tierras del Sueño, ¡y recuperó su edad cuando volvió! Fue un personaje que evolucionó y degeneró muchísimo, pero también se convirtió en  mejor persona. Empezó siendo un guaperas un tanto tonto al que  solo le importaba su físico y acabó dando su vida por sus amigos y siendo experto en Mitos. La última vez que lo vi se alejaba en un coche por el desierto con sus amigos,  después de decidir que no podían enfrentarse a los malos malísimos sin morir, escuchando Sweet Home Alabama…

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *