Entrevista a Iván González, creador de Dancú

En las Rock & Rol de este año hemos tenido el placer de contar, una edición más, con un veterano de las jornadas: Iván González. Aunque la sorpresa de este año ha sido que se ha traído un juego de rol de creación propia bajo el brazo, así que además hemos podido acoger varias partidas de su proyecto que, en breve, saldrá a la luz en forma de mecenazgo a través de Suseya Ediciones.

Dancú, que es como se llama el juego de rol, es un juego de fantasía épica cuya trama principal gira alrededor de una legendaria armadura que tiempo atrás casi provoca la destrucción del mundo y que tuvo como consecuencia la apertura de portales dimensionales por donde llegaron numerosas y nuevas civilizaciones. Sin embargo, el trasfondo de Dancú no se detiene ahí, ya que ofrece una infinidad de trasfondos de todo tipo que hace posible que tanto directores y directoras como jugadores y jugadoras puedan vivir aventuras de muy diversa naturaleza.

Cuéntanos Iván, para el que aún no te conozca, ¿quién le dirías que es Iván González?

Soy un rolero cuarentón que trabaja en el ámbito sanitario. Mis pasiones son las letras y todo lo que tenga que ver con la creatividad. Actualmente, aparte del desarrollo de Dancú, escribo microcuentos y estoy a punto de terminar mi primera novela, El diario de Olivia Morgan, ambientada en un futuro apocalíptico – zombi que comienza en Bilbao. También escribo guiones para cortometrajes y real games de participación masiva. De hecho, en 2014 creé y dirigí el real game con más participación hasta entonces en Euskadi. Aparte, soy colaborador de varias publicaciones y revistas cinematográficas.

Soy un amante de los animales, y procuro huir de todo lo que me inspire mal rollo y toxicidad. No me gusta la gente que desprende agresividad ni críticas destructivas. Como curiosidad rolera, confieso que no sé dirigir sentado y por ello me cuesta aún más ponerme a dirigir on-line, mi gran asignatura pendiente.

¿Cómo nace la idea de Dancú?

Dancú nace hace casi 20 años producto de una necesidad narrativa y creativa. En mi grupo rolero de toda la vida siempre nos ha fascinado la fantasía épica. Hemos jugado y dirigido a todos los juegos de fantasía, con sus diferentes connotaciones, que existen. Pero siempre nos faltaba algo. Cuando jugábamos a Stormbringer, por ejemplo, echábamos de menos algo de otros juegos. Y viceversa. De esa necesidad de crear una amalgama de diferentes tipos y estilos de fantasía nace el germen de Dancú.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

Tengo varias fuentes de inspiración, pero destacaría tres sobre las demás. En primer lugar, los diferentes juegos de rol que han marcado mis comienzos desde que empecé hace 30 años en el mundo de papel y dados. Por ejemplo: Stormbringer o Runequest, entre otros. En segundo lugar, existen varios autores que me han marcado muchísimo. Michael Moorcock, Tolkien o George R.R. Martin (empecé con sus novelas antes de que Canción de Hielo y Fuego diera el salto a la TV), son solo algunos ejemplos. Soy un adicto a la lectura y un proyecto de escritor, y creo que eso se nota en Dancú. Se trata de un juego de rol con muchas partes puramente novelísticas. Por último, en cuanto a inspiraciones se refiere, está mi otra gran pasión: el cine y las series. Dancú está salpicado por completo de referencias cinematográficas que estoy seguro harán las delicias de jugadores y jugadoras. Algunos ejemplos son el Reino de Krushar, inspirado en los norteños de la mencionada saga de Canción de Hielo y Fuego; la soberanía de Mihrrim, inspirada en los clanes de la mítica Braveheart; o el Imperio de los Caballeros Divinos, que bebe de los Caballeros del Zodiaco.  

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en Dancú?

Las primeras letras de Dancú empezaron a escribirse hace 20 años. Obviamente, no he trabajado en el juego durante todo ese tiempo, pero sí lo he jugado y he ido perfilando y añadiendo elementos nuevos de manera continua.

¿Cómo ha sido la experiencia?

No ha podido ser más gratificante. Trabajar en Dancú es una pasión porque su universo es tan amplio que me permite perderme en él de diferentes formas. A veces no me apetece escribir nada de contenido en relación al juego propiamente dicho. Pero escribo relatos sobre las tramas de los reinos, los personajes relevantes, nuevas civilizaciones, etc. Es la principal riqueza de Dancú, la cantidad de trasfondos que posee. Algo que hace posible cualquier tipo de aventura y trama.

¿Qué tal han funcionado los testeos del juego en las Rock & Rol?

Antes de nada tengo que dar las gracias a la organización de las Rock & Rol por darme todas las facilidades del mundo para poder dirigir durante las jornadas. El testeo del juego ha ido de maravilla. El sistema ha demostrado ser muy fluido y la ambientación, en boca de los propios jugadores y jugadoras, ha causado sensaciones muy positivas. Todos y todas se han quedado con ganas de más.  

¿A nivel de mecánicas, adaptas algún sistema conocido o has creado un sistema específico para el juego?

He adaptado el archiconocido sistema BRP. Una mecánica con la que me siento plenamente identificado y que creo que mucha gente echa de menos. Las modificaciones que he realizado sobre el sistema van encaminadas casi en su totalidad a abarcar las múltiples posibilidades que ofrece Dancú en cuanto a mecánicas de combate y magia.

¿Qué nos vamos a encontrar a nivel de diseño e ilustraciones del manual? ¿Has trabajado con algún ilustrador en concreto? ¿Cómo ayuda el diseño gráfico del juego a transmitir la ambientación?

La ilustradora del juego es Virginia Berrocal. La verdad es que solo hace falta ver la portada del juego para comprobar su gran calidad profesional. Ahora mismo está trabajando en 16 ilustraciones a página completa que darán una fuerza descomunal a partes muy concretas del libro. Después, completaremos los puntos a seguir en el apartado de ilustraciones. Para mí es fundamental para afianzar determinados conceptos del libro. 

¿Cómo diste con Suseya Ediciones?

Pues fue un poco por casualidad, a través de una escritora amiga en común. Y tengo que decir que ha sido todo un acierto. Desde el primer momento han confiado en el proyecto y, a pesar de ser una editorial sin mucho recorrido rolero, está poniendo todos sus medios posibles a disposición de Dancú. Además, me dejan total libertad de creación y actuación. Tanto José Luis Pastor como Igor Arriola y yo mismo, compartimos la misma filosofía rolera. Y eso se nota.

Todo rolero que se precie ha tenido alguna vez la tentativa de crear su propio juego. ¿Qué consejo le darías?

Que adelante, sin duda. Pero que lo haga para disfrutar de ello, no para llevarse malos ratos. Y, sobre todo, que se rodee de gente constructiva que le dé energía en lugar de quitársela.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *