Reseña – Agentes de la Noche

Imagina que llevas una dura vida de servicio a tu país, trabajando sobre el terreno en alguna de sus agencias de inteligencia. Imagina que un día descubres que el verdadero enemigo no es una célula terrorista ni un gobierno rival, que el verdadero enemigo no es humano y busca subyugar a toda la humanidad, que los vampiros realmente existen y son el verdadero enemigo. Pues esta es la premisa de la que parte el juego de rol Agentes de la noche, el nuevo lanzamiento de EDGE Entertainment.

Agentes de la noche utiliza una completa versión del sistema Gumshoe del veterano Robin D. Laws, ya empleado anteriormente en otros juegos como El rastro de Cthulhu o Esoterroristas. La creación de los personajes está focalizada la elección de sus habilidades, distinguiendo entre habilidades de investigación y habilidades generales. El número de puntos a repartir en las habilidades de investigación se escala en función de la cantidad de jugadores que vayan a jugar. Gumshoe establece que ninguna pista clave para el desarrollo de la historia se quede sin descubrir si algún personaje posee la habilidad de investigación pertinente. No es necesaria ninguna tirada, por lo que no es posible fallar. Se puede incluso gastar algún punto de esa habilidad para obtener alguna información más específica o adicional. La dificultad de este sistema no radica, por tanto, en la obtención de las pistas, sino en la interpretación de las mismas y en las decisiones que tomen los personajes al respecto para hacer avanzar la trama.

 

La dificultad de este sistema no radica, por tanto, en la obtención de las pistas, sino en la interpretación de las mismas y en las decisiones que tomen los personajes al respecto para hacer avanzar la trama.

 

La creación de personaje se completa con la elección de un trasfondo, que te otorgará un pack de habilidades de entre una completa lista, con los que se cubre prácticamente cualquier trasfondo del género de espías que te puedas imaginar. En cualquier caso, si ninguno de ellos te satisface, puedes crearte tu propio trasfondo. Una vez más, la libertad de elección es la seña de identidad del juego.

En cuanto al reglamento, sin entrar en detalle sobre las diferentes reglas y mecánicas de juego, me ha sorprendido gratamente la extensa parte dedicada a las persecuciones. En cualquier buena película de espías que se precie no debe faltar alguna emocionante persecución entre los protagonistas y sus enemigos. Gumshoe es un sistema volcado en la investigación, la narrativa y la interacción de los jugadores, por lo que al descender al cuerpo de reglas puede que se quede en desventaja frente a otros sistemas basados en la acción más que en la investigación. Sin embargo, en Agentes de la noche se hace un importante esfuerzo por dar al master los suficientes elementos como para resolver todo tipo de situaciones de acción, incluso al más puro estilo de Hollywood. El reglamento es sobradamente completo, contemplando prácticamente cualquier situación en la que se puedan ver involucrados nuestros personajes.

El master disfruta de libertad de elección para llevar sus partidas de la manera que más le atraiga, ya que se contemplan cuatro estilos de juego diferentes:

  • Combustión: el estilo en el que las acciones de los personajes terminan pasándoles factura psicológicamente.
  • Envite: donde los personajes deben resolver grandes amenazas, anteponiendo el cumplimiento de un objetivo superior a sus propias vidas.
  • Polvo: el estilo de espionaje más hard, con poca tecnología y apoyo, y donde los combates pueden resultar extremadamente mortíferos.
  • Reflejo: donde nada es lo que parece, la traición está a la orden del día y los personajes solo pueden confiar en sí mismos.

Cada uno de estos cuatro estilos de juego está representado con un icono, el cual aparece en el texto cuando una regla específica o una indicación atañe a ese estilo de juego, haciendo que el seguimiento de cada estilo sea sencillo y muy visual.

En cuanto a los antagonistas de los personajes, nos referimos a ellos en un sentido amplio, ya que en Agentes de la noche, los vampiros son lo que cada master entienda como tal. El juego establece una serie de opciones, que no desvelaremos para no estropear la experiencia de juego, aunque dan libertad al master para moldearlas a su antojo.De nuevo, esta es una de las cosas que llama la atención de este interesante juego: la libertad que deja al master para establecer las partidas en los parámetros que considere oportunos en cuanto a estilo de juego, antagonistas y demás, sin ceñirse a una ambientación específica. Y esto es algo que a algunos masters les va a encantar, ya que pone en sus manos todos los elementos para que cada cual cree su propia y exclusiva campaña, mientras que a otros simplemente les va a dar mucho trabajo.

 

Los recursos narrativos que ofrece el juego para que el master desarrolle su propia historia de una manera estructurada, como la conspirámide, son simplemente geniales. En Agentes de la noche no solo vas a encontrar ideas en cuanto al fondo de tus partidas, sino también en cuanto a la forma.

 

Los recursos narrativos que ofrece el juego para que el master desarrolle su propia historia de una manera estructurada, como la conspirámide, son simplemente geniales. En Agentes de la noche no solo vas a encontrar ideas en cuanto al fondo de tus partidas, sino también en cuanto a la forma. Muchos de los conceptos y recursos que aporta a la hora de definir tus partidas te van a servir no solo para este juego, sino para cualquier otro que tenga un mínimo componente de investigación.

Pero no solo el master trabaja duro en Agentes de la noche. El juego incita a que los jugadores lleven la iniciativa en el mayor número posible de aspectos del juego. Se fomenta que sean los propios jugadores los que describan algunos detalles de las situaciones en las que se ven involucrados sus personajes. Incluso se recomienda que se dejen ciertos huecos en la trama para cuando los jugadores tengan ese tipo de ideas geniales que no habíamos contemplado y así poder darles recorrido. En este sentido, se intenta hacer partícipe a todos los jugadores de la historia que están jugando sus personajes, haciendo que la narrativa alcance otro nivel.

En definitiva, Agentes de la noche es un juegazo que, debido a la falta de un rígido corsé que marque el camino a seguir, exige de un notable trabajo de preparación para el master y de una cierta implicación y responsabilidad de los jugadores. Sin embargo, todo el tiempo que le dediques te será devuelto con creces en forma de terroríficas historias que llevarán tu personaje al límite. Ni el más estricto entrenamiento le habrá podido preparar contra lo que le espera ahí fuera. La lucha contra el mal ha comenzado… Vigila tu espalda, ¡y tu cuello!

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *