Reseña – Fanhunter (Parte I)

Sí amiguitos. En estas navidades, turrón de pocholate, y nueva edición de Fanhunter, que ya tocaba. No nos preguntéis qué cambios habrá porque aún no lo sabemos ni nosotros, pero será una chulada, eso seguro…

Así rezaba el anuncio de la tercera edición de Fanhunter, aparecido en el año 2000 en la segunda parte del megacampañote Spanish Show. Hemos tenido que esperar un poquito para tenerlo en nuestras manos, veinte añitos de nada (que se cuentan con la ayuda de los pies si no te dan los dedos de las manos), pero después de muchos lloros por su ausencia, los aguerridos fans del Reino de Dick por fin podemos echarle el guante a este lujoso manual que nos trae Devir, con tapa dura y 240 paginicas llenas de Narizones a todo color y sonido onomatopéyico envolvente.

El libro comienza con una introducción del Chema, autor del juego, haciendo un repaso de los orígenes de Fanhunter, para entrar después al meollo con unas pocas explicaciones a los profanos sobre lo que es el rol, pero es en el siguiente capítulo en el que empezamos a ver si la espera ha valido realmente la pena. Y es que, tras la correspondiente introducción, comenzamos con la creación de Narizones, que es donde los cambios del juego se empiezan a notar.

Empezamos con la distribución de puntos en los Atributos tal y como se hacía antes, repartiendo 20 puntos entre los 8 Atributos con un mínimo de 1 y un máximo de 5, para después calcular las Habilidades Innatas derivadas de ellos. Y no es un comienzo muy prometedor, no porque el proceso sea el mismo, sino porque hasta los chistes del manual son los mismos. Mal empezamos, desde luego, porque la broma que funcionaba en suplementos antiguos ya no cuela, pero es una primera impresión que no tarda en cambiar. A la hora de elegir el Arquetipo de Narizón empiezan las sorpresas. Además de cambiarles el nombre a los seis Arquetipos originales y empezar a ver chistes nuevos que nos harán soltar más de una carcajada, se añaden dos arquetipos nuevos: el Fanzineroso y el Influencer, siendo este último una clara confirmación del autor por actualizar el juego a los nuevos jugadores y no quedarse en un mero retroclón. Uno esperaría encontrarse al Mentalista y al Mostruo del viejo X-pansion Kit, pero no ha sido así y nos sorprenden con estas dos nuevas adiciones.

Pero aún hay más, ya que ahora cada uno de los Arquetipos dispone de una habilidad fardona exclusiva de cada uno con la que vacilar por la vida, muy parecido a lo que ocurría en el clásico Cyberpunk 2020. Así, por poner un par de ejemplos, el Investigador ahora puede encontrar pistas automáticamente una vez por aventura, o el Megafan usar su nivel de dados en Agallas como bonus a tiradas que tengan que ver con la frikada sobre la que pilote. Hay que destacar la habilidad del Fanzineroso, especialmente tocha a la par que hilarante, y que pone al jugador a dirigir la partida durante un corto espacio de tiempo.

Además de esto, los Arquetipos ya no dan puntos fijos a sus correspondientes Habilidades, sino que otorgan una serie de puntos para repartir entre ellas al antojo de cada uno y así poder personalizar más al Narizón. Habilidades que, por otro lado, también han sufrido cambios, pudiendo verse, por ejemplo, cómo Artes Marciales pasa a ser una Coña o Atletismo se encarga de la acción de Nadar (desapareciendo la antigua Habilidad).

Para terminar de aliñar al interfecto tenemos los Superpoderes, que son los mismos salvo por cambios menores, como el nuevo Superpoder de Clarividencia o las clásicas Coñas y Taras que, además de ver incrementado su número, funcionan exactamente igual que las Ventajas y Desventajas de Bárbaros de Lemuria ahora que ha desaparecido el paso de los Puntos Libres: En lugar de costar y dar puntos para adquirirlas, dispondremos de una Coña gratuita. A partir de ahí podremos elegir hasta dos más a razón de una Tara por Coña que elijamos, sin pasarnos de más de tres Coñas y dos Taras. Con esto, y el cálculo de las 4 P-s (que han dejado de ser tres, ahora que se ha unido la Parada a la fiesta junto a las clásicas Potra, Pasta y Pupas), el Narizón ya estaría listo para la verbena.

En la siguiente entrada, nos adentraremos en el sistema de reglas.

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.